Episodio 122

Maria José

Chile

Ubicación

Estudio en el Quiñón del colegio de la FAP por el cuñado de su papá. Terminó el colegio y estuvo en la pre de Lima. Terminando la pre, conoció su ahora ex y comenzó una relación que duró del 2011 al 2022. Estudió comunicaciones en la Universidad de Lima. Realizó sus primeras prácticas en Velcro, al terminar la carrera siguió trabajando en velcr un poco más para luego irse por cinco meses Estados Unidos en una especie de Work and Travel con su familia. Al volver se va a Europa de vacaciones al regresar trabajo en Perú por dos años en backus y luego se mudó a Chile con su expareja. Este país le ofreció la libertad que no había tenido antes terminó con su pareja se mudó y empezó a gestionar su crecimiento en Chile. Actualmente, trabaja en Chile Adidas en el área comercial hoy hablamos con María José

Ana: Hola, María José, bienvenida a Granadilla podcast, ¿cómo estás? 

Mará José: Hola a todos. Súperbien, muchas gracias, gracias por invitarme a este episodio. 

Ana: Muy emocionada de que seguimos, pues encontrando, pero no es que la rompen en todas partes al costadito de Perú y al otro lado del mundo y me encanta y me parece genial. Y siempre hay algo, que cuando grabamos episodios como peruanas que están en Sudamérica, algo que siempre hablamos, es que a pesar de que somos de la misma región hay diferencias culturales entre los países. Entonces ustedes las cuentas un poquito con todo ese tiempo sobre todo a nivel de mundo laboral, que es por la razón por la que a veces migramos qué diferencias y de pronto similitudes se encuentran entre ambos países.

María José: Mira, la verdad, con Chile me pasa que es súper parecido a Perú en muchas cosas, aparte de que está al lado. Entonces, para las personas, tener la oportunidad de venir a Chile es súper bonito y sientes que es como un Lima mucho más moderno. Ya, pero igual, culturalmente, tienen cosas muy parecidas. Encuentras comida peruana en todos lados, literal. Restaurante que vas, restaurante que vende arroz con gallina, qué rico. Un poco de lo que sí se siente la diferencia es como en la personalidad. No sé, tú vas a Colombia y la gente es mucho más alegre. Tú vas a Argentina y hablan mucho más fuerte. Acá en Chile, lo que sí me he encontrado es que es un poco más difícil, la gente no es tan cercana como suelen ser en Perú, como suelen ser en otros países. Creo que principalmente esa es una de las cosas que al inicio me chocaba más. Son un poco más cerrados, un poco más conservadores. Es un país bastante ordenado, pero dentro de todo, estando tan cerca y tan al lado también, no siento que esté muy lejos de casa, por decirlo de alguna manera.

Ana: Importante lo que mencionas, sobre todo la comida, pero ahora que es tan difícil de encontrar y tan necesaria porque un gran beneficio estar en un país que tenga comida peruana es que puedes ir a comerse un pollito a la brasa cuando te sientes un poco triste y vas y comes el pollito a la brasa. Y bueno, no, y algunas de las cosas es algo que también queríamos, quería conversar contigo, es que al migrar a veces pues nos toca por más cerca que miremos no estamos en nuestro país en nuestra ciudad. Y nos toca pasar por procesos de perdernos ciertas experiencias, o sea todo porque pasa algo en la familia y a veces a mí me ha pasado. “Ah, es que no te dijimos porque como estabas lejos, no te queríamos preocupar”, y yo, pues no se preocupen, me molesto que me cuenten una semana después de lo que pasó lo cierto y mientras tú estabas comenzando tu aventura en Chile en otros primeros años o meses de pronto tu abuelo estuvo mal y al final falleció. Y estuviste en un proceso de ir y venir entre Chile y Perú y supongo cómo ha sido toda esa experiencia también de vivir la migración al mismo tiempo que vivías momentos fuertes en tu familia.

María José: Sí, igual creo que para cualquier persona, así te vayas, en mi caso, al país de al lado, estás dejando muchas cosas. Cuando te vas, mi familia, mis amigos. Yo antes de mudarme a Chile, nunca me había ido de mi casa. Vivía con mis abuelos, mi hermana, mi mamá vive en Nueva York, entonces igual está un poco acostumbrada. Digamos a la distancia. Por ejemplo, como mi mamá y mi papá también vivían en Lima. De hecho, sí, cuando me mudé, al inicio, yo estaba súper emocionada y como el primer año no sentía que extrañaba tanto y eso que me mudé en plena pandemia. Entonces, yo llegué a Chile en enero de 2021 y nos tocó como la segunda fase de la pandemia, donde nos encerraron a todos, pero yo estaba súper contenta porque igual era una experiencia nueva, me estaba mudando con mi ex. Entonces, los primeros meses no tenía ese homesick de cuando realmente te vas y no me había tocado pasar por ningún tipo de experiencia, digamos, durante ese periodo difícil. Recién el año pasado, yo ahora ya tengo, voy a cumplir dos años y nueve meses en Chile. El año pasado, por fiestas, yo fui a Lima como siempre y mi abuelo tuvo un accidente. Tuve la suerte, y en verdad, súper afortunada de poder estar en Lima mientras pasó todo esto y en ese momento, yo trabajaba donde trabajo ahora, trabajaba en Rappi y Rappi tenía el beneficio de poder trabajar desde cualquier parte del mundo. Entonces, yo tenía la suerte de poder estar en Lima y hacer mi trabajo de manera remota y todo bien. Entonces, pasó lo de mi abuelo y yo decidí que no me iba a regresar a Lima a Chile, perdón, en ese momento y que iba a estar con mi familia. Entonces, me tocó quedarme en Lima casi todo el verano y en verdad, se pasaron una serie de eventos. Pasó lo de mi abuelo. Me echan del trabajo. Yo ya no estaba con mi ex. Fue literalmente la vida que me está queriendo decir al final. En verdad, todo fue una oportunidad. En el momento que me echan del trabajo anterior, que fue porque hubo reestructuración global y echaron un montón de gente porque yo ya veía parte del equipo global, fue en pleno pico de que mi abuelo estaba súper mal. Entonces, yo agradecí tener la oportunidad de que pude estar con mi familia y ayudarla y estar 100% enfocada en eso sin trabajo. Como que a veces uno tiene que encontrar al lado bueno a las malas cosas que te pasan. Igual estuve en verano en Lima y conseguí trabajo súper rápido para marzo. Yo ya tenía trabajo, que fue que entré a Adidas en marzo. Tuve que volver a Chile ya para empezar a trabajar y justo la primera semana que vengo, mi abuelo fallece. Me acuerdo que está en la peluquería haciéndome las uñas, literalmente para empezar mi nuevo trabajo, y me llama mi hermana y me dice que el abuelo se ha puesto súper mal, tienes que venir. Ese mismo día compré un pasaje y a las dos horas, yo ya estaba en el aeropuerto regresando. Algo que también me gusta de vivir en Chile es que estoy al lado de Lima y no es tan caro ir y tengo la facilidad y la suerte de poder ir en caso de alguna emergencia, como pasó en ese momento. Igual este año he estado yendo y viniendo. He ido como siete veces, entre lo de mi abuelo, matrimonios, x cosas que recién hace poco dije como ya es momento de dejar ese apego con Perú y en verdad, establecerme mucho más acá en mi casa porque igual ir y venir te corta la rutina.

Como igual sientes que no, no estás en ningún lugar como 100%. Entonces este año de hecho tengo ya de acá hacia adelante enfocarme en estar mucho más en Chile.

Ana: Es importante también. Porque uno tiene que empezar a echar raíces en su nuevo país y tú decías la rutina porque te interrumpe de todas maneras, porque vas a otro lado y tampoco haces rutina allá y me haces rutina acá. Y en este proceso de las rutinas y creo que algo que pronto conversamos en algunos episodios es las amistades, que no todo el mundo sabe lo que es ser migrante hasta que es migrante y hablemos hasta ahora migración interna porque te puedes mudar como de Trujillo Lima de Lima Puno. Y aún así también hay cambios, a pesar de que dentro del mismo país hay cambios en tu vida en tu cómo te sientes o cierto y las amistades, pues como tú lo mencionabas ser importantes en la transición para todo no para a nivel emocional y sentimental el nivel físico, ponte monstruo lado. Me gustaría que le damos un poco, eso no es cuán importante son las amistades en nuestros procesos migratorios.

María José: Mira, la verdad, yo no sé qué hubiera hecho sin mis amigas en este punto de mi vida. Yo, como te conté, tomé la decisión de mudarme a Chile porque mi ex ya está viviendo y trabajando acá. Yo tenía una relación, no sé, como de nueve años en ese momento, entonces dije: «Mi trabajo”, vine a Chile y, en verdad, yo no sabía lo que me enfrentaba. Igual tenía la suerte de que, paralelamente, en ese momento, una de mis mejores amigas del colegio vivía acá. Entonces, yo dije igual me estoy yendo, pero no me estoy yendo tan sola porque, por lo menos, hay personas que conozco, porque también tengo mi ex que han llegado y no conocen absolutamente a nadie. Entonces, igual para mí fue todo un proceso porque cuando yo terminé mi relación de 11 años, yo básicamente sí, estaba sola en este país. Estaban mis amigas, pero no estaba mi familia, no estaba mi tipo de grupo que cuando estás en Lima las llamas y las ves y te juntas con ellas, ¿no? Entonces, yo creo que he tenido la suerte de que he formado un grupo variado entre peruanos, ecuatorianos, chilenos, que fue bastante apoyo para estas situaciones, como mudarme, una relación, decidir a dónde me voy en un país donde básicamente todo estaba siendo nuevo para mí. Y creo que sin las amistades que tengo, no hubiera logrado ser tan fuerte como soy, porque muchas veces es más fácil decir «me vuelvo a casa», pero en verdad, yo estaba súper contenta acá. Entonces, mi plan no era volver a Perú y no es volver a corto plazo, igual la vida te está enseñando como todo se acomoda para uno y va funcionando como tiene que ser. Entonces, yo terminé, me mudé, conseguí departamento. Primero me mudé con dos chicas chilenas. Estuve ahí como seis meses. Igual era una época, o sea, para mí era nuevo desde dormir solo en un cuarto con gente que vive conmigo y no conozco, pasé de mi casa a vivir con mi ex que era como muy cercano a vivir con dos personas que no tenía idea. Y, en verdad, cuando recién me mudé a Chile, algo curioso es que te demoras en entender cómo hablan porque hablan súper rápido. Y yo me acuerdo que la primera semana, las chicas hablaban y yo qué, qué, y ya en un momento decía «no puedo seguir preguntando “qué» y solo decía «sí, sí». Obviamente, a estas alturas, que ya voy a cumplir casi tres años, entiendo perfecto y luego también, cuando me cambié de trabajo en esta última empresa, he tenido la suerte de hacer un grupo súper rico de amigas. Yo encontraba que acá no era tan difícil, diría que el año pasado, cuando terminé y tenía mi grupo de amigas, igual acá la mayoría estaban casadas o tenían enamorado, entonces era diferente para mí. Estaba empezando como mi etapa de soltería y me costó al inicio, como decía, no tengo planes, no tengo amigas, a veces me da pena. Me iba a Lima por lo mismo, pero ahora, más bien, me siento súper contenta con el grupo que he logrado tener acá. Y ahora vivo con dos peruanas que son súper amigas mías, entonces es increíble, como que se siente casa. 

Ana: Claro, no, por supuesto, definitivamente las amistades creo que forman parte. Muy importante en la migración, tanto las que dejamos atrás no es cierto que nos acompañan a la distancia y el hacer amigas y amigos en el nuevo lugar nos ayuda también a adaptarnos mejor al país, a conocer mejor el país, las cosas, cómo funciona, a entender a los chilenos cuando hablan. Ese acento realmente para chilenos antes y cuando llamaban de la sede de Chile, yo no entendían de la mitad de lo que decían complicado las instrucciones, no las entendí entonces, era muchachoso, qué vergüenza, con respeto que te parecen los chilenos escala muy rápido y me cortan las palabras.

María José: En el trabajo era, por favor, una pausa, un poco hay veces que en verdad me pierdo, pero ya con el tiempo uno adapta el oído no, pero al inicio yo encuentro que sí es difícil. 

Ana: Sí, totalmente imagínense, si yo entendía a los chilenos que ya habían salido de Chile y vivían en Perú me imagino el chileno que está en Chile, es aún más difícil este entenderlo definitivamente. Y hablando de trabajo, me gustaría que nos cuentes un poco de qué trata o bien se encargara comercial de Adidas, de pronto los que les interesa también trabajar para Adidas o trabajar en un área comercial puedan entender de qué trata obvio. 

María José: Yo trabajo en el área comercial en ventas y soy CAM de Falabella. Yo veo todo lo que es calzado. En verdad, entré a Adidas un poco sin saber y sin dimensionar lo gigante que puede ser Adidas en el mundo. En verdad, es una marca demasiado bacán, incentiva el deporte y tiene una cultura de trabajo increíble. Estoy súper contenta en el área comercial. Yo soy, o sabemos, las tiendas por departamento. Mi área está como París, Replay, Palavela. Principalmente, veo Falabella y me encargo absolutamente de todo lo comercial, desde hacerles la ventaja de escoger los modelos, revisar números. Tenemos, obviamente, una meta a la cual llegar. Yo tengo mucho contacto directo con el área comercial también de ellos y, en verdad, el trabajo es súper dinámico, súper, súper.

Ana: Creo que para los que les gusta el dinamismo y que de pronto desde tu experiencia, ¿qué estrategias podrías ahí compartir a la gente que trabaja en comerciales?.

María José: Nada, en verdad, yo creo que principalmente tienes que ser súper extrovertido en comercial, es full negociación, entender el negocio. Obviamente, nadie parte sabiendo sobre los negocios, pero yo creo que las habilidades blandas son lo principal para una posición de ventas, como poder tener poder de convencimiento, hacer análisis, proponer cosas nuevas. Uno siempre tiene que pensar fuera de la caja, según yo, para poder lograr las estrategias de ventas de cualquier tipo de empresa, porque yo trabajo a nadie, o sea, trabajo en Navidad, he trabajado en vacas que veíamos cerveza, igual bacán vender cerveza, y ahora vendo zapatillas. Entonces, como el dinamismo de poder pasar de distintos negocios igual es súper entretenido y nada. Yo igual ahora asocio muchos días no solo las zapatillas, como que también es tendencia, moda, entender el consumidor, ver cómo cambia el mercado. Y yo soy peruana y vivo en Chile, entonces entender cómo es el mercado chileno diferencia el mercado peruano. 

Ana: Claro, creo que es importante también y me parece que el que vengas con una perspectiva, pero ahora también aporta a la diversidad y entender diferentes mercados porque Chile igual tiene una población peruana súper grande. Sí, yo creo que aporta mucho tanto como si yo vengo a Chile como un chile y voy a Perú como siempre entrar nuevo y fresquito a un lugar y verlo con los ojos que pueden como retar la ecuación típica. Suma, buenísimo. Si quieres saber lo que está en comercial siempre tenemos que buscar el retar y el ser activos que creo que es una posición muy dinámica el área comercial. 

Lección del episodio: 

Ana: Y hoy día María José nos va a contar cómo tramitar la visa para vivir y trabajar en Chile. 

María José: Sí, igual aquí no es un país fácil de que me voy y la tramito. A mí me costó al inicio mucho en ver cómo venía porque si bien mi ex ya trabajaba acá. Yo tenía que venir y trabajar. No iba a venir y no hacer nada y aparte uno no puede entrar como turista y decir como ya me quedo y así de simple. Hay varios caminos para sacar la visa. El que yo tomé fue que hay dos visas, la visa sujeta contrato, que tú puedes postular a una empresa y negociar con el empleador que ellos te tramiten esta visa. El trámite demora como 8 meses. Lo haces en el consulado chileno en Perú. Sí es un poco lento hasta que te dan el carnet y sin el carnet en Chile no puedes hacer nada, es como súper complicado. Entonces un trámite largo y cuando lo haces a través de un empleador, te dan una visa como por dos años sujeta contrato. Si tú terminas tu contrato, tienes que buscar trabajo por cierto tiempo o avisar que has terminado tu contrato y está la otra visa que es la que yo tengo, que se llama visa temporaria. Igual aquí el tema de las visas cambia mucho como cada año cambian los plazos, cada año cambian los tipos de trámites. Yo cuando llegué en el 2021 para la visa sujeta contrato y la visa temporaria, tuve la suerte de que me hicieron una oferta de trabajo y la visa temporaria y con una oferta de trabajo, no más, lo ingresas, paso todo el proceso y te dan un año de visa y en el año que yo ya cumplí, aplico a tener la residencia definitiva. Que cuando cumpliste el año, haces ese trámite, pero ese trámite puede demorar dos años más. Entonces, yo orando, contrato con el carnet vencido y con un papel que me dice que estoy con mi solicitud de visa en trámite y con eso ando saliendo y entrando al país. Lo bueno del aviso que yo tenía es que no estoy sujeta a ningún empleador. Entonces, si yo cambiaba o no ha cambiado al trabajo, no tenía que notificar a nadie, entonces era un poco más flexible y cuando llegué tuve la suerte que, como te digo, en ese momento mi trámite salió en tres meses, pero luego la gente venía y podía demorarse un año, entonces es muy variable los procesos de los trámites en Chile. Como que hay que tener mucha paciencia.

Ana: ¿Y qué requisitos se necesitan? 

María José: Oferta de trabajo. En el caso de la mía, también puedes venir por estudios, que hay visa de estudios, como para ser un máster o lo que sea, y luego tramitar para poder quedarte trabajando. El aviso sujeta contrato, necesitas que tu empleador te envíe un contrato físico y con eso ir al consulado e ingresar tu trámite para la visa. Luego te piden tus antecedentes apostillados, tu bachiller de la universidad apostillado y eso como los documentos típicos apostillados que son antecedentes y bachiller y con eso estás y luego de esta visa que tienes tú la de temporaria. 

Ana: Creo que me dijiste, no, que es que en un año más o menos te la deberían de dar la residencia. 

María José: Mi visa ya está, como yo ya tengo casi tres años, más bien ya cumplí un año. Yo estoy en trámite para la residencia definitiva.

Ana: ¿Y eso ya te da un pasaporte chileno?

María José: No, no me da un pasaporte chileno, pero ya me da un carnet que no dice que soy extranjera como si fuera una local porque por ejemplo aquí para comprar una propiedad o algo así, yo como extranjera con visa temporaria no puedo, tengo que tener residencia, incluso a veces para sacar tarjetas de crédito. Ciertos, bancos, te dicen que necesitas ser residente, entonces es complicado como que igual encuentro que ha sido un poco complicado al tema de los trámites, no soy la única. Y seguro más personas que nos escuchen que vienen en Chile van a tener ese mismo dolor de que hacer otra vez pesado, pero paciencia, paciencia, y las cosas siempre terminan saliendo.

Ana: buenísimo. Gracias por contarnos esto, María José, muchísimas gracias por estar con nosotros el día de hoy aquí en Granadilla podcast y que le sigas rompiendo en Chile.

Nos vamos acercando al final de la temporada 2023. Cuéntame qué actividades te gustaría que revisáramos en Granadilla podcast en lo que queda del año. Gracias por escucharme.