Episodio 121

Sussette Terrazas Foelsche

Islandia

Ubicación

Nació en Perú y al año, se mudó a Bolivia con sus papás. A los 9 años volvería Perú y a los 16 migraría a Islandia con su familia. Desde el 2006 y durante cinco años vivieron en un pintoresco y remoto pueblito llamado Husavic. Luego se mueve la capital Reiki. Tomó cursos de traducción social y ha trabajado desde los 17 años. Lleva a las personas a ver las auroras boreales entre otras atracciones naturales bellísimas. Tiene un hijo de nueve años que es mitad peruano y mitad irlandés. Actualmente trabaja como traductora social y de guía turística. Presta a sus servicios a diversas compañías que necesitan un puente entre las culturas y los idiomas para poder comunicarse, en este caso entre el español y el islandés. Así también está comenzando sus estudios de psicología. Hoy hablamos con Sussette Terrazas Foelsche.

Ana: Hola, Sussette, bienvenida a Granadilla podcast, ¿cómo estás? 

Sussette: Hola, Ana. Muy bien, muchas gracias por invitarme. Estoy súper emocionada de formar parte de este gran proyecto tuyo. Felicidades también.

Ana: Gracias Sussette por aquí. Eres la primera peruana que tenemos en Islandia, así que vamos mapeando y vamos marcando más países en el mapa de los países donde las peruanas las rompen y eso es la importante de Granadilla podcast de poder visibilizar que las peruanas las rompemos en donde sea que estemos en cualquier parte del mundo, dejamos nuestra marca. Y vamos a comenzar con Sussette, hablando un poquito de su primera emigración que fue de chiquita. Ella nació y estuvo un año en Perú y poco se la llevaron para Bolivia, que si bien es un país vecino, es un país diferente a Perú. Y con nueve años regresas a Perú por un rato antes de salir oficialmente a Islandia. Me gustaría que nos cuentes un poquito cómo fuese el primer paso proceso migratorio, porque al año, de pronto, no había mucha esa sensación de entender lo que está pasando, pero ya los nueve años sí, porque que estuviste en Bolivia y de pronto “bueno nos vamos para Perú”. Cómo fue ese proceso. 

Sussette: Bueno, como tú bien lo mencionas, aunque yo aún siendo pequeña, esto igual no fue tan chocante porque de todas maneras es como tu país de origen. Entonces, no es tan diferente porque, obviamente, en mi casa teníamos las culturas peruana. Entonces, como que no es un gran shock. Pero a la vez, lo que recuerdo es que yo trataba mucho de adaptarme al acento peruano, lo más rápido. Mi mamá también se dio cuenta porque, obviamente, en Perú teníamos, en Bolivia teníamos otro dejo, otro acento. Entonces, yo llego y pues he tratado siempre de la vida viviendo en ciudades diferentes en Bolivia, lo cual ha hecho que yo me adapte muy rápido a los cambios. Eso es algo positivo que le veo a la situación. Mi mamá lo notó apenas yo llegué y yo trataba de hablar como peruana porque decía: «No me van a fastidiar, me van a hacer bullying. No sé diferencias». Fue más que eso y pues nada, me costó también, me costó mucho adaptarme al movimiento de una ciudad grande, ¿no? Porque yo vivía en Cochabamba, después de Santa Cruz, y Bolivia en esa época era mucho más tranquila que Lima. Entonces, te imaginas y, a pesar de que hay muchísimos distritos en Lima, en ese poco tiempo que estuve.

Ana: Sí, definitivamente a veces esos por más, como decía no que sean países vecinos hay diferencias de uno, le toca acomodarse. Y bueno, los 16 años tú saliste para Islandia y ya con más de 15 años. Me gustaría que nos cuentes un poquito, qué diferencias o si pronto por ahí una que otra similitud que podamos encontrar con la cultura peruana. 

Sussette: Bueno, eso está difícil, que te digo, Islandia es un lugar muy fuera de lo común. Es como, no sé, singular. ¿En que en qué sentido? O sea, es una isla en el medio de la nada. Cuando yo llegué, pasaron dos días y me metieron a estudiar a la preparatoria aquí porque ya había acabado el colegio fuera. Los islandeses son muy auténticos, pues vienen de los vikingos. Son muy crudos, no sé, hay una expresión en inglés, «raw», no sé, como muy crudos. Entonces, sí, me dejo entender, ¿no? Las personas son más frías. Al llegar, obviamente, yo estaba acostumbrada a mudarme, a hacer amistades inmediatamente, me adaptaba muy rápido a las situaciones, pero aquí sí fue diferente. La gente es más cerrada. No es como en Perú, que cuando llega una persona nueva, tú eres como, y quiere que venga al grupo. O sea, al comienzo, sí me hicieron muchas preguntas sobre Perú, pero no tenían tampoco mucho conocimiento. Entonces era como en Perú conoces las computadoras, conoces el refrigerador y yo como ay, Dios mío, ¿no? Como no tenían mucha… no sé. Fue difícil.

Teniendo 16 años, a una nueva cultura, un nuevo idioma. Dos, porque aprendí tanto el inglés como el islandés a la par. No tuve mucho apoyo en la escuela, entonces me tocó aprender sola, prácticamente, los idiomas. Pero bueno, a la vez, los peruanos somos mucho más abiertos, más alegres en el día a día. Acostumbrados a bailar sin tener que beber ni siquiera una gota de alcohol. Y aquí no es así. Aquí más bien, los islandeses son súper tímidos al comienzo, mientras estaba conociendo. Y ya cuando salen, pues se toman bastante cervezas para poder estar como hey, qué tal, y tener este carácter que es tan nato en nosotros, los latinos. Pero a su vez, Islandia es uno de los países más seguros del mundo. Es muy avanzado. Estar en Islandia, con mi perspectiva, es como vivir en una especie de burbuja, ¿no? Porque no se parece acá hacia ningún otro lugar del mundo. Tiene paisajes lunares que se asemejan a la Luna, Marte, tiene montañas, volcanes, cosas que también tenemos en Perú, pero bueno, que también aquí las tienes muy cerca a la ciudad, ¿no? En sí, Reikiavik, que es una de las ciudades más verdes y limpias del mundo, y más seguras. Pero bueno, lo que iba, que no me voy a soltar de un tema al otro. Aquí se respeta mucho, por ejemplo, los derechos laborales de los trabajadores. Hay sindicatos que velan por estos derechos. Los permisos de maternidad, por decirlo así, son de casi un año y de manera obligatoria para los papás. Los hombres tienen que tomar, por lo menos, como mínimo y por ley, tres meses para asegurarse de que se cree un vínculo también entre los padres y los hijos. No solo que la mamá sea, porque aquí también hay mucha igualdad de género. Entonces, hay cosas muy buenas y pues, como te digo, un país limpio y organizado. Pero en realidad, yo diría que no hay ninguna similitud con Perú. Es como cuando yo llego a Perú, es como volver a otro mundo y de igual manera, cuando vuelvo a Islandia, es como wow, es un choque. Pero para mí, sería algo perfecto si las cosas buenas de ambos países se pudieran tomar y crear un país. Todo lo positivo de nuestra patria de Perú y lo positivo de Islandia sería ya un paraíso. Entonces, no se puede, es que es normal.

Ana: Bueno, pero vale la pena soñar. Aquí en Granadilla nos gusta soñar y mientras más peruanas vean en Islandia más traemos la cultura peruana Islandia y viceversa, mientras más islandeses vayan a Perú vamos haciendo ahí un combinado y me parece excelentísimo sospechaba que no iban a ver muchas similitudes entre Islandia y Perú, bueno que estaba medio cantada la situación. Pero bueno, hay algo que me parece muy interesante y, ahora hablábamos también de las diferencias, es tu trabajo como traductora social, que creo que es muy importante. Me gustaría que nos cuentes en qué consiste porque pronto alguien por aquí le gustaría estudiar eso. Así que cuéntanos, por favor.

Sussette: Claro que sí, es una rama de la traducción en general en otros países. Por ejemplo, en Perú, yo sé que se hace en la carrera de traducción como tal de manera obligatoria y, a la vez, no hay tanto trabajo. En cambio, aquí es al revés, no hay muchas carreras como tal, pero por eso se están adaptando estos cursos por la necesidad que hay de traductores sociales, un traductor social para decirte a ti más o menos, de qué se trata. Es una persona que habla de manera fluida ambos idiomas, en este caso, vendría a ser el islandés y el español, y que tiene un manejo casi similar de ambos. Entonces, esta persona, en mi caso, yo o cualquier persona que se desarrolle como tal, sirve como una especie de puente, por decirlo así, entre culturas para traducir absolutamente todo lo que cada parte tenga que decir en una entrevista o no sé, en cualquier situación. Pero, a la vez, debe estar en una posición neutra, no puede apoyar a uno ni al otro ni puede hacer comentarios. Tú tienes que tratar de pasar desapercibida o estar en el medio y traducir para ambas partes de igual manera, ¿no? Entonces, claro, es un trabajo también de mucha responsabilidad que tener ética porque te enteras de cosas sumamente delicadas, que no puedes divulgar, tienes que tratar de también discernir mucho tus sentimientos, que pueden haber cosas que te chocan, que te afectan como persona, ¿no?

Sí, como te digo, hay mucha responsabilidad también de por medio, ¿no? De repente entendiste mal y le dices a una persona que tienes tal diagnóstico y no es verdad. Entonces, tienes que estar muy, muy, muy, muy preparada y en este sentido sí, las empresas para las que yo trabajo, pues, te van poniendo como pruebas. Yo ya tengo casi 8-9 años de experiencia en el rubro, porque al comienzo te ponen algo muy simple y vas escalando hasta que tienes ya los conocimientos en vocabulario para ir a otros temas. Entonces, y también aprendes muchísimo de muchos aspectos de la sociedad porque, por ejemplo, yo no puedo entrar en detalles, ¿no? Porque obviamente, hay confidencialidad, pero he tenido proyectos en lugares increíbles que me encanta. Entonces, sí, he tenido la oportunidad de ir a traducir a cárceles, a hospitales psiquiátricos, a citas médicas de todos los rubros que puedas imaginar, a dar todo tipo de noticias. He estado presente en partos que han sido increíbles, en un lugar tan personal y familiar, y estar ahí ha sido muy, muy increíble también. He formado parte en conferencias internacionales y trabajo también mucho para la oficina de mediación de Islandia, colegios, todo lo que te puedas imaginar que forma parte de la sociedad, me ha tocado porque el islandés es un idioma muy antiguo y difícil, entonces, mientras la gente se va acomodando y aprendiendo, pues necesitan de este servicio.

Ana: Que importante de que estés en esos momentos creo yo muy íntimos tuvimos un episodio. Me acuerdo con Sandra que está en Estados Unidos que ella dio a luz en Bélgica, si no me equivoco, y justo dio luz creo que un domingo o un lunes el bote es que ese día no habían traductores y ella le tocó dar a luz claro con un médico que hablaba, creo que estaba en la zona belga ellos, y fue todo un drama dar a luz así su esposo tampoco hablar el idioma yo me imagino a dar a luz por más que conoces el país porque vives ahí que se llevo ese momento de tanta atención, necesitas alguien que hable tu idioma y que te ayude y te diga que está pasando.

Sussette: Claro, obviamente, te preguntas que pasa, no puedes recibir las pautas necesarias, como si estuvieras en un lugar no seguro, tienes que sentir también esa seguridad de saber lo que está sucediendo.

Ana: sí, definitivamente y bueno, hablando de hijos hablando de dar a luz. Tú tienes un hijo de nueve años, es un bello, lo hemos estado el estado ahí chequeando en su Instagram. Son bellos, una cosita linda y una de las cosas que las mujeres, las peruanas, las latinas, las mujeres migrantes en general experimentan es criar a sus hijos muchas veces en una doble hasta triple cultura. Y la cultura viene muy amarrada al tema del idioma. Entonces dice que tu hijo por lo menos es bilingüe existiendo es trilingüe y ya casi y me gustaría que cuenta un poquito cómo ha sido ese proceso de criarlo, pues si en tres idiomas no y qué recomendaciones tienes para aquellas mamás que pronto ya están criando a este bebé a esta bebita multilingüe o están por empezar la maternidad.

Sussette: Claro, sí, bueno, yo al estar embarazada, se hablaba más islandés porque mi pareja hablaba islandés conmigo, pero a la vez está el papel de mi mamá, ¿no? Y mis tías que también, pues, gracias a ellos, estamos aquí que nos trajeron y todo esto, pero pues, desde que mi hijo era pequeño, yo me enteré de la importancia de hablarle en mi idioma, en mi lengua materna que es el español, porque me enteré que uno nunca va a transmitir los sentimientos y todo de igual manera que en su idioma materno, por más bien que hables otra segunda lengua o tercera. Entonces, como te digo, fue que siempre le hablé en español y él, cuando era pequeño y había salido de Islandia, me respondía en islandés, pero entendía todo. Entonces, como te digo, mi mami también tuvo un papel súper importante porque también venía hablaba conmigo y con él en español. Luego, lo más importante de esto fue llevarlo a Perú pequeñito. Yo dije no, yo lo tengo que llevar, aunque esto aparte que obviamente me moría de que mi familia lo conociera y crearan vínculos de por vida. Pues también dije, pero tiene que ser por lo menos uno o dos meses para que él absorba todo a esa edad. Entonces, fuimos cuando él tenía entre dos años y medio y tres y no me equivoco. Y apenas llegamos, él me dijo: «Mamá, tal cosa en islandés, traduce». Yo le dije, no, mi amor, tú entiendes, tú tienes que tratar a ver qué puedes. Y de un momento a otro no pasaron ni tres días y estaba, pues, hablando español como si hubiera nacido en Perú. Sí, es increíble, ellos son como esponjas, y pues ponerlos en la situación, no de estrés, pero sí de que tengan que un poquito desenvolverse por ellos mismos, ponerlo como en la cancha, por decirlo así, hizo que él tuviera que hablar. Entonces, estuvimos por dos meses y eso también permite que él tenga vínculos de verdad con mi familia, que lo conozcan como es porque he visto niños simplificar, no, pero eso sabía que no lo quería para él, que llegan y la mamá le tiene que traducir, entonces nunca hay un vínculo así, tan cercano con la familia, ¿no? Entonces, un contacto con sus raíces, porque es la mitad de su cultura, entonces hemos tratado de eso ya. No volvió, tuvimos que mantener porque obviamente es un trabajo arduo, el mantener el idioma, entonces lo hicimos mediante películas en Español, claro que ahora hay muchas más facilidades que hace unos años tenemos Netflix, YouTube, entonces por medio de libros que también me traje muchísimos libros, cuentitos en español también, pues, apoyamos esta parte. Y pues cada dos o tres años, porque obviamente Islandia está al otro lado del mundo, no se puede ir cada año, por decirlo así, pero cuando vamos tratamos de que se justifique bien teniendo vacaciones de por lo menos uno o dos meses. Entonces, ha ido con regularidad cada dos tres años y ahora último estuvimos todo diciembre y enero en Perú, entonces él salia a jugar este, pues, estábamos en la casa de una prima en un condominio cerrado, entonces él podía salir a jugar pichaguita, nadie se imaginaba que él venia de otro país, increíble como ellos se adaptan, ¿no? Entonces, eso más que todo refuerza el idioma. Casa y siempre hablarles el español es de pequeños. Sí, todo esto ahora mismo es lo más importante.

Ana: Que bacan que juegue a las pichanguita. No existe peruano que no haya jugado pichanguita en su vida, esa es la credencial, te dan tu pasaporte peruano, cuando acredita su pichanguita, entonces no hay duda alguna. Y bueno volviendo un poco al tema que lo hablamos cuando te presentaba en el episodio, yo sé que tú también haces un servicio como de experiencias, en Islandia y pues es un país que todo el mundo quiere visitar por el tema de las luces boreales se dicen. Y bueno, quería que nos cuentes un poquito antes de pasar a la elección del episodio, qué experiencias turísticas recomiendas al visitar Islandia.

Sussette: Bueno, Islandia es un país maravilloso, naturalmente hablando. Hay algo que sí la gente debe tener muy en cuenta, pues no sé, hay muchas cosas que tener en cuenta y van a venir en verano pueden pues experimentar el sol de medianoche, porque el sol prácticamente no se oculta en todo junio y julio. Entonces, tienen esta oportunidad de ver cascadas infinitas. O sea, tenemos muchísimas cascadas que llegan hasta 30 metros de altura cuando erupción agua hirviendo y eso está no tan lejos de Reikiavik. También tenemos una laguna glaciar, que está como cuatro horas de aquí de la ciudad, pero claro, si vienen en verano se van a perder de los paisajes típicos con nieve de las auroras boreales. Entonces, hay que tener muy en cuenta qué es lo que tú quieres, ¿no? O sea, muchas personas tienen fijo en la mente que quieren experimentar, o experienciar. No eso es en inglés. Tú entiendes el cerebro, cambia un poquito, no, empieza a usar palabras que no existen, exacto, o a inventar sus propias palabras, pero no. Ellos quieren venir a experimentar lo que son las auroras boreales, sí o sí. Entonces, tiene que ser de hecho, pues desde mediados de septiembre, que ya se pueden ver por la oscuridad, hasta mediados de abril, y pues todo diciembre y enero tenemos prácticamente oscuridad total, solamente hay cuatro horas de luz. Entonces, hay que tener eso en cuenta, pero como te digo, hay volcanes activos, que son los últimos que han estado erupcionando. Ahora último hubo uno, el Routers, que erupcionó hace una semana, dejó de erupcionar hace una semana. Este era lo que le llaman aquí un volcán turístico, ¿no? Porque era un volcán totalmente indefenso. Donde tú podías hacer una caminata de cuatro horas, 12 horas ahí de ida y 12 de vuelta para ver esta atracción con tus propios ojos, que es algo increíble pero claro, pueden haber otro tipo de volcanes, digamos, peligrosos, no, pero estos últimos han sido así muy indefensos y también como te digo, cataratas sin fin, lagunas glaciares, cuevas de hielo. Es un país de aventura extrema, tiene muchísimos paisajes. Una catarata por la que tú puedes pasar por detrás que la ponen en un vídeo de Justin Bieber, no me acuerdo cuál era la canción, pero hay como dos videos de él grabados aquí en Islandia, muchas escenas de, por ejemplo, Juego de Tronos, Game of Thrones, y la gente se queda una idea, ¿no? Qué más, no sé, también hay una película sobre este pueblito donde yo viví en el norte, que se llama Husavik. La película está en Netflix y se llama Jaja Ding Dong, que es buenísima. O sea, si quieren darse una idea, yo no pude creer cuando vi que estaban haciendo películas sobre este pueblo. Me pareció tan irreal pero tan lindo a la vez. Es una película sobre Eurovisión, que es un concurso aquí de canto en Europa, como Viña del Mar de Sudamérica.

Ana: Preparando sus maletas que nos vamos a Islandia porque con todo esto Sussette nos contó. Yo creo que estamos todos en el avión.

Sussette: con gusto los recibo y les enseño todo lo que quieran ver.

Ana: buenísimo, ya se comprometió, públicamente hace son episodios que sale al aire y ya se comprometió.

La elección de este episodio llega, gracias a Meraki cupcakes y cakes buscalos en Facebook y en Instagram o llama al 988-263780.

Ana: Entonces el día de hoy su ser nos va a contar cinco cosas que debes de saber antes de mudarte a Islandia. Adelante.

Sussette: Bueno, número uno diría que los islandeses son serios y pueden parecer hasta secos a primera vista, pero son gente muy linda y dispuesta a ayudar, que tiene sentimientos. O sea, yo tengo amigos irlandeses, súper súper buenas personas, pero como te digo, hace falta un poquito de paciencia para llegar a conocerlos, ¿no? Y que ellos también te conozcan a ti. Debido a esto, también menciono el punto número dos que también se relaciona con este tema. En mi opinión, creo que es muy difícil que te integres por completo a la sociedad islandesa si no aprendes el islandés. Aunque hables inglés, vas a estar al día de muchas cosas, pero el islandés te va a permitir porque los islandeses no son racistas, pero sí son muy de lo suyo. Entonces, a veces estás en una fiesta y si a ellos les resulta más cómodo hablar tu idioma, una persona que habla inglés queda un poquito excluida del grupo, no sin querer. Entonces, sí es algo que recomiendo y también para tener mejores opciones laborales aquí. Otro punto sería, pues, no sé, aquí el clima es súper impredecible. Podemos tener las cuatro estaciones en un mismo día y cambian continuamente. A pesar de que podemos ver el pronóstico meteorológico, a veces es muy impredecible. Por este motivo, se recomienda a las personas que vienen vestirse en capas, no siempre llevar algo, por ejemplo, una capa para el frío para la lluvia, cosa que te las puedes ir quitando y poniendo, como me dijeron aquí, como una cebolla. Exacto, entonces es algo muy importante cuando uno viene a visitar por primera vez.

Luego, ah, bueno, eso ya lo mencioné, pero no sé, prepararse para ver las auroras boreales, el sol de medianoche y vivir en la oscuridad con cuatro horas de luz solar en el invierno, si es que alguien tiene pensado venir a vivirse aquí. No sé, entonces el invierno hacen que uno se sienta un poquito depresivo, pero si uno trabaja duro tiene la oportunidad de irse, aunque sea una semanita, a España o algún lugar cercano donde, pues, distraes un poco la mente, no engañas un poco porque sí puede ser un poco deprimente.

Número 5, diría que Islandia es un país bastante caro para vivir entonces tanto como ganas bien a la vez. El costo de vida es alto, ¿no? Entonces, el costo bien es alto y a veces puede resultar difícil conseguir alquileres por la alta demanda que hay ahora mismo. Buenísimo.

Ana: Buenísimo, así que ya escucharon las cinco cosas que tenemos que tener presentes, sea que vamos por un par de semanas de visita o que pronto vamos a estudiar en Islandia, a vivir en Islandia, trabajar en Islandia es importante tener esto en cuenta. Sussette, muchísimas gracias por estar el día de hoy con nosotros aquí en Granadilla podcast y que la siga rompiendo en Islandia.

Sussette: A ti, Ana. Muy agradecida, me encanta conocerte, muchos éxitos. 

Ana: Gracias.

¿Hablas otro idioma aparte del castellano? En Granadilla podcast amamos los idiomas. Cuéntanos cuáles hablas en los comentarios.